Cuando todo está roto

Su padre murió en un accidente. Su madre murió meses después, de tristeza, tal vez. Por si esto fuera poco, su mujer se fue de la casa. No tardó en enterarse de que le estaba siendo infiel. Ese día no pudo más, se derrumbaron las estructuras de su vida, ese día se rompió todo. Pareciera que el corazón de Julián hubiera dejado de latir: estaba vivo, pero ya no lo escuchaba. Todo era oscuro, todo estaba destrozado. Nunca pensó llegar a caminar sobre espinas.

Yo escuchaba su historia. En sus ojos la luz parecía no existir y aún así, yo sabía que él quería salir adelante. “Por eso estás aquí.”, le dije, “Por eso sigues aquí.”.

Sin duda estaba transitando por la noche oscura del alma: ese camino sin sentido, donde el dolor es indescriptible y no existe posibilidad de encontrar consuelo; ahí donde las fuerzas se han ido y el latir del corazón ya no se escucha; cuando todo está roto y el túnel no tiene luz, ni final.

Mientras pensaba en el mensaje de la flor del Sweet Chestnut (Castanea Sativa), del sistema de Edward Bach, hablé: “Julián, la luz al final del túnel no es una ilusión: la ilusión es el túnel. La luz siempre ha estado (y estará) ahí. Bajo las espinas, también podemos encontrar una oportunidad para trascender, para volver a ponernos de pie.”

“Nunca me he sentido tan solo” fue todo lo que pudo decir.

Volví a hablar, esta vez inspirado en Angelica (Angelica Archangelica), a mi parecer una de las flores más importantes del sistema del F.E.S. “Quiero que escuches esto, no te pido que lo creas, solo escúchalo: en realidad nunca estamos solos.” Sus ojos despertaron esta vez. Supe que no era necesario continuar con más explicaciones.

La noche oscura del alma es también un puente entre dos estados en extremo polarizados. Por un lado, está la gran confusión, la más grande e inesperada prueba, el pánico, la impotencia, la rabia enterrada, la herida interminable. Por otro lado está también la oportunidad de redefinir el significado de la esperanza y de la soledad, de dar el salto cuántico, de abrir como nunca nuestra consciencia y así contactar con  la libertad transformadora.

Cuando la terapia terminó, Julián se puso de pie y se despidió. Su fórmula incluía, entre otras flores, Sweet Chestnut y Angelica.

Hace un año me encontraba en París, caminando por el barrio de Belleville, donde me topé con una pequeña galería. Ahí tomé la fotografía portada de esta publicación. Estuve mirando la escena un buen rato. Sobre las ciervas heridas, estaba una leyenda escrita a mano:

broken2

Dice en español “Quise preguntarle a mi corazón ¿cómo te va?, pero no me respondió. Me di cuenta, después, que ya no latía más (y más aún, que nunca había latido).”

Hace un año yo no conocía de flores ni de noches oscuras; hoy siento que esta escena ya estaba abriendo el camino.

 

Despierta, mi bien, despierta

La vida es una película y cada quien nace siendo protagonista de la suya. A veces, sin embargo, pasamos a ser actores secundarios.

─¡Pero claro que soy el protagonista de la película de mi vida!─ dirían algunos. Excepto cuando estoy obsesionado con que mi pareja cambie, con que mi jefe me tome en serio, con que mis hijos sean más agradecidos y que mis padres dejen de hacerme sentir culpable, por mencionar algunas escenas recurrentes. Al enfocar toda mi atención en los demás, los verdaderos protagonistas son ellos, no yo.

Es común confundir protagonismo con egoísmo, pero representan cosas muy diferentes. El egoísmo es una búsqueda voraz de la propia satisfacción mediante estímulos externos (lo motiva la soberbia); en cambio,  el protagonista desea encontrarse a sí mismo, caminando hacia su propio corazón (dirigido por el amor). El egoísmo aísla, el protagonismo dignifica.

Dice Carl Jung:

“Tu visión será clara solo cuando puedas mirar dentro de tu propio corazón. Quien mira hacia afuera, sueña; quien mira hacia adentro, despierta.”

Bajo esta analogía, el protagonista vive la realidad de su historia con los ojos bien abiertos, mientras que el egoísta está atrapado en el sueño del personaje secundario.

El protagonista también elige la responsabilidad sobre la culpa, la transformación sobre la comodidad, el valor sobre el pánico, la verdad sobre la mentira, la intuición sobre la desconexión, el perdón sobre el dolor. Por estas razones, puede ser aterrador para muchos vivir su película como protagónicos, pues significa que deberán llevar el peso de una historia que no siempre resulta agradable. Lo cierto es que la trama puede cambiar cuando el personaje principal decide enfrentar sus batallas.

Tal vez sea necesario despertar y mirar hacia adentro para darnos cuenta que además de actores principales, también podemos ser los directores de nuestra película.

 

La ilusión del vacío

Esta publicación la dedico a Beatrice, quien tomó la mano de Dante y rezó por él en su viaje al inframundo.


Días atrás discutía con mi amiga Milena sobre el amor. “Nadie da sin esperar nada a cambio, solo los masoquistas”, afirmaba ella. “Dar demasiado es una forma de agresión, ¿no crees?”. Totalmente de acuerdo. Lo que no está en equilibrio se desborda. Como un río alborotado, el amor en exceso también ahoga.

He llegado a la conclusión de que quien da todo “sin esperar nada a cambio” se engaña a sí mismo. Amar sin límites trae bajo la manga secretas intenciones.

Lo opuesto al amor es el miedo. Donde hay miedo, es muy probable encontrar culpa, estancamiento e incapacidad de perdonar. Dicen que quien lo da todo tiene miedo a la soledad, pero yo creo que el miedo está en mirar hacia adentro y descubrir el vacío interior. Este vacío nos conecta con la urgente necesidad de llenarlo, paradójicamente, a través del afecto de otros. Como consecuencia, si no nos dan amor, nos sentimos vacíos.

Muchas historias de amor actuales se viven en un ciclo de codependencia:

Lo doy todo ➞ sufro al no sentir reciprocidad ➞ no obtengo suficiente del amor del otro ➞ busco amor dentro de mí  ➞ descubro el vacío interior ➞ me siento poco valioso y entonces debo alimentar la idea de que soy bueno ➞ comienzo de nuevo sacrificando todo en nombre del amor miedo.

El vacío interior es una ilusión que decidimos creer porque nos refuerza nuestro propia valía mediante la siguiente idea: “si soy bueno, soy valioso”. La ilusión del vacío  interior nos obliga a mirar siempre hacia afuera para encontrar la validación que nos negamos a nosotros mismos. Al amar demasiado, irónicamente, terminamos desconectados del Amor.

Quien ama detrás de la ilusión del vacío:

  • Entrega sin realmente pensar en el otro.
  • Se jacta de saber lo que es mejor para el otro y en consecuencia, siempre tiene algo que corregir.
  • Se toma las cosas de manera personal (¿cómo es posible que me trate así después de todo lo que le he dado?).
  • Hace todo para retener al ser amado (no confía en la libertad).
  • Estalla en drama si no le demuestran reciprocidad.
  • Controla a través de la bondad y la protección.
  • Manipula a través de la culpa.
  • Se preocupa demasiado por el bienestar del ser amado.
  • No conoce límites, es ciego, se aferra al para siempre.
  • Prefiere completar más que complementar al otro.
  • Termina viviendo del pasado.

Puede resultar terrible, pero así es como muchos hemos experimentado el amor. No nos damos cuenta del exceso: quien ama bajo la ilusión del vacío interior no es consciente del círculo en el que puede caer. Insisto en explicar a mis consultantes que la vibración de las esencias florales nos ayuda a hacernos conscientes de lo que ni siquiera imaginábamos que existía. A través de esta apertura de consciencia dejamos de ser víctimas.

Ahora bien, yo sí creo que es posible dar amar sin esperar nada a cambio. Yo sí creo en el amor basado en el miedo la libertad. Esta perspectiva se la debo a una flor del sistema del Dr. Edward Bach, Chicory (Chicorium Intybus). Ella me ha ensañado que el amor se vive desde la libertad. Sobre esta flor, afirma atinadamente el Dr. Ricardo Orozco, en su libro “Flores de Bach: 38 descripciones dinámicas” que:

La lección de Chicory es el amor.

Quien ama en libertad (de acuerdo a Chicory):

  • Vive en el presente, confía en la vida y en el gozo de su propia existencia.
  • Reconoce su luz interior (en lugar del vacío) como su fuente de nutrición.
  • Al ser capaz de amarse a sí mismo, también acepta al otro tal y como es, respetando espacios, decisiones y caminos de vida.
  • No quiere ser la otra mitad, no busca completar ni ser completado: acompaña.
  • Es capaz de ver con los ojos del alma, no es ciego y por ello sabe cuándo dejar ir.
  • No juega a ser Dios, es humilde, reconoce sus propios límites y los respeta.
  • Se adapta, fluye se disuelve en el tiempo.
  • No se esconde, se muestra como es.
  • Cree en la unidad y en el infinito: su amor se dirige en todas direcciones.

La fotografía de esta publicación la tomé hace una semana en Taos, Nuevo México. La verdad es que estuve a punto de llorar al ver a Chicory en un terreno cerca de un estacionamiento. Iba con unos amigos y los hice parar el auto casi con un grito. Al bajar,  presencié un espectáculo hermoso: cientos de Chicory rodeadas de abejas, mariposas, hormigas y en ese momento, hasta yo me sentí bajo la influencia de su poder de atracción.

La flor es pequeña, sencilla y al abrirse parece extender sus pétalos, que son como manitas abiertas, en todas direcciones. Su mensaje, claramente, es soltar apegos, olvidar el control, reconocer la luz interior y compartirla con el universo. El tallo de Chicory está hueco, pero ella es sabia, pues en su lección aprendió que el vacío interior es solo una ilusión. Bajo ese aprendizaje, su flor se ofrece como el más puro homenaje al amor. De todas las flores de Bach, cuando se hace la tintura a través de la solarización, Chicory es la única que deja ir incluso su color azul en el agua, como su último acto de amor.

Termino este texto con unas líneas de “All is full of love” de Björk, una canción que, a mi parecer, representa fielmente a mi querida Chicory  y a su difícil lección. La traduzco así:

Mira a tu alradedor, te está rodeando…
Todo está lleno de amor, todo a tu alrededor.
Todo está lleno de amor, pero tú no lo recibes.
Todo está lleno de amor, pero tu teléfono está descolgado.
Todo está lleno de amor, pero tu puerta está cerrada.

El corazón de las tinieblas

Hace días apareció una publicación de mi amiga Tara, en facebook, donde expresaba su desacuerdo en cómo inician muchas relaciones de pareja. “No escondan sus defectos, tarde o temprano salen a la superficie”, decía. Leer esto me conectó con el concepto de la sombra, de la oscuridad, con el arquetipo de la máscara. Con la mentira.

Después me vino a la mente el libro de Joseph Conrad, El corazón de las tinieblas, del cual comparto la siguiente frase:

“Hay un aire de muerte, una idea de mortalidad en la mentira que es de forma precisa lo que más odio y detesto en el mundo, lo que más me gustaría olvidar.”

Nuestra sombra vive en el corazón de las tinieblas, al cual visualizo como un cuarto oscuro, sin ventanas, con la puerta cerrada. En este cuarto vamos acumulando la furia, las decepciones, el rechazo, el miedo y todo aquello de lo que hemos querido deshacernos.

Resulta lógico, si yo no quiero a mi sombra, ¿quién más la va a querer? ¿Y quién me va a querer a mí con esta sombra? Hay miedo entonces a quedarnos solos, a que nos abandonen nuestra pareja, nuestros padres y en el caso más extremo, Dios (cualquiera que sea la representación que éste tenga en nuestras vidas).

Así, en nombre del amor, elegimos escondernos.

Huir de nuestra sombra nos desconecta de nosotros mismos, de nuestra humanidad, de nuestra intuición. Decía Edward Bach que la oscuridad se equilibra con luz. Es cuestión de abrir la puerta del cuarto oscuro, reconociendo, primero, que este cuarto existe.

Quitémonos la máscara dando un salto al vacío, que en el fondo del abismo hay luz. Quitémonos la máscara, no hay peligro, aquéllo de lo cual huímos solo pide que abramos la puerta. Quitémonos la máscara, frente al espejo, frente a frente con el ser de quien deseamos la más profunda aceptación, quien más nos pide amor. Sí, hablo de uno mismo, porque los demás, al final, son también nuestro reflejo.

Flores relacionadas: agrimony, black-eyed Susan, rock rose, cherry plum, willow, crab apple, scarlett monkey flower.

 

❀ ✿ ❁ ✾ ❋ ƸӜƷ ❋ ✾ ❁ ✿ ❀

The other day I saw this facebook post on my friend Tara’s wall. She had it clear saying how pointless it was to pretend being someone else for the sake of being loved. “Your darkness will show up one way or the other, it’s a matter of time”.

Her words resonated deeply within me. Darkness, what is it? Why do we wear masks to be loved? Certainly, we all have learned how to hide what we don’t want to see about ourselves.

There is a place where we bury the rage, the sadness, the resentful memories, where we keep the hurtful past trapped, the fear, the panic, the absolute loneliness. That place is the very heart of darkness and our shadow lives there. I now believe we have learned to ignore this place because we want to be good, accepted by our loved ones, approved by our parents, by the universe, by God.

Thus, in the name of love, we hide.

For me, darkness is a room with doors all closed. Fortunately, there is also room for light, it is just a matter of opening doors. Nonetheless, light cannot enter into a room whose existence has not been acknowledged.

Maybe, it is by neglecting the darkness within us that we start the self-disconnection process, the self-lies, the self-sabotage, the walking with closed eyes: the loss of our intuition.

Neglecting our darkness is also neglecting our light and it ultimately prevents us from experiencing the miracle of self forgiveness.

Let us drop the mask and allow our imperfection be revealed. Let us drop the mask big time, jumping into the sacred abyss of our soul, for there is infinite light at the bottom. Let us drop the mask, all masks, in front of the mirror, because it is from ourselves, not from others, that we seek acceptance, that we ask for love. The world is, at the end, a reflection of ourselves, our mirror.

To finish this post, I will share a quote from Joseph Conrad’s Heart of Darkness:

“There is a taint of death, a flavour of mortality in lies – which is exactly what I hate and detest in the world – what I want to forget.”

Related flowers: agrimony, black-eyed Susan, rock rose, cherry plum, crab apple, willow, scarlett monkey flower.

Deja ir todo

Hace unos días que la idea de mantener solo lo esencial lleva dando vueltas por mi cabeza. Todo empezó con un chico brasileño, João, a quien conocí en un curso de certificación en imágenes electrofotónicas en Nuevo México. Durante la comida, me dijo que una frase de su madre era “Tudo demais, é muito”, que en español se traduce en algo así como “Todo lo que sobra, es mucho”. Esta conversación hizo que surgiera la pregunta: ¿Qué es esencial?.

Más tarde – y no creo ya en coincidencias – apareció en el muro de facebook de un amigo la siguiente frase:

“Deja ir todo. Observa lo que se queda.”

Ahí sentí que mi pregunta estaba siendo contestada. Dejar ir es necesario para conocer lo que fluye en libertad, lo que es verdad, la expresión primaria de la voluntad. Con este acto viene la exploración inherente de aquello que se queda, lo que no se va, lo que se manifiesta libre y desde esa libertad permanece. Dejar ir significa aceptar, vivir en el presente: fluir con el campo de potencialidad.

Aquello que permanece en el acto de soltar es pues, lo esencial.

Muchos líderes espirituales, filósofos contemporáneos, sanadores holísticos y buscadores de la verdad coinciden en que vivir en el presente es en sí un estado de iluminación. Yo creo que quien lo deja ir todo experimenta la aceptación más profunda, pues es capaz de reconocer lo esencial y así también sus propias alas.