La vie en rose . La vida en rosa

Vivir con miedo a amar es vivir en la ilusión de una protección más innecesaria que falsa. Resulta inútil poner escudos para dejar de sentir, o para “sentir menos”. Un corazón entumecido se encuentra voluntariamente separado de su propio poder creador, rechazando así la responsabilidad de escribir su propia historia y tomar las riendas de su vida.

Es tan fácil romper un corazón… ¿Pero por qué se rompe? La respuesta es simple: porque está expuesto, abierto, vulnerable. Los golpes duelen y desde ese dolor tendemos a cerrar las puertas del corazón como un acto de supervivencia. Estos momentos representan una oportunidad importante para:

  1. Que se lleven a cabo actos de introspección, transformación y trascendencia del dolor. En este caso, el corazón vuelve a abrirse de manera natural, a su propio tiempo, con nuevas fuerzas encontradas y con la fe restaurada.
  2. Cultivar la culpa, el rencor y la desconfianza. En este caso, la mente intenta controlar cuándo es momento de abrir de nuevo el corazón, invirtiendo tiempo en forjar escudos que le protejan de posibles daños en el futuro.


Claramente 1 y 2 son caminos distintos. La gran diferencia entre ambos es que el primer camino cree en la integración mientras que el segundo cree en la separación. La gran similitud entre ambos es que ninguno de ellos garantiza que no nos vuelvan a romper el corazón. El primer camino, sin embargo, busca la trascendencia y desde ahí es muy poco probable que el dolor ocurra por las mismas causas del pasado.

El rechazo de la persona que nos gusta, la separación en relaciones amorosas, los divorcios interminables y hasta la muerte del ser amado representan momentos de vida donde cerramos puertas. Incluso las relaciones donde, aún sin existir una separación, pareciera que el amor se ha apagado conllevan a cerrar la posibilidad de volvernos a enamorar de quien aún es nuestro compañero.

La verdad es que nadie quisiera pasar por la misma experiencia dolorosa y por ello da miedo volver a amar. Sin embargo, una sonrisa con miedo no ilumina y un beso a medias no sabe a nada. Quien decide usar armaduras no ha comprendido que la vulnerabilidad no es signo de debilidad, sino la prueba fehaciente de alguien que ya no vive por vivir, sino para vivir.

Hace tiempo que traigo el color rosa rondando en mi cabeza. lo veo en las flores, en las canciones, hasta en los atardeceres, por eso quise escribir sobre esencias de flores rosas en esta publicación, pues he visto cómo resultan de gran utilidad en el proceso de volver a abrir el corazón. Aquí presento algunas:

  • Pink monkeyflower (Mimulus lewisii, F.E.S.). Para el miedo a volver a abrir el corazón por temor a dejarlo expuesto, cuando existe la creencia de que no merecemos el amor por los errores cometidos en el pasado. Esta esencia floral reconecta con el milagro de ser vulnerables, comprendiendo que al estar expuestos somos más fuertes. La familia de flores del Mimulus se utilizan en terapia floral para ayudar a la psique a vencer los miedos. Los pequeños puntos rojizos en el centro de la flor indican la voluntad de enfrentar aquello que previene al alma para volver a abrirse. En la foto de esta publicación se muestra la flor del Pink monkeyflower, la cual considero una de las esencias florales más importantes para ayudar a recuperar la confianza en el amor.
  • Bleeding heart (Dicentra formosa, F.E.S.). Para ser capaces de romper con relaciones basadas en el miedo al abandono y la dependencia, abriendo camino a relaciones basadas en el respeto y la libertad.
  • Wild Rose (Rosa canina, Bach). Ayuda a superar la apatía por la vida, cuando “todo da igual” y por ende se comienza a vivir en automático. Al comprender que solo mediante mi participación activa retomo el papel de protagonista en mi proceso de sanación emocional, recupero el entusiasmo y dejo atrás el dolor de las decepciones del pasado.
  • Centaury (Centaurium erythraea, Bach). Flor clave en el reencuentro con uno mismo, ayudando a poner límites saludables y recuperando así el propio valor. Esta esencia floral ayuda a entender que el verdadero amor comienza por uno mismo.
  • Rosa rosa (Manou Meilland, Florara). En el proceso de duelo es importante encontrar fuentes de consuelo que nos ayuden a retomar fuerzas para seguir aprendiendo de las lecciones de la vida. La esencia floral de le Rosa rosa, con sus poderosas vibraciones, ayuda a encontrar comprensión y perdón en situaciones que han resultado emocionalmente devastadoras.
  • Pink flannel flower (Actinotus forsythii, Australian Bush). El agradecimiento y el aprecio por la vida como llaves para abrir el corazón son la característica de esta esencia floral cuyo centro rosáceo nos recuerda la energía del corazón. Pink flannel flower nos ayuda a conectar con la belleza de la alegría de vivir.


Escuchando “La vida en rosa” de Edith Piaf, en las últimas palabras de la canción, cuando dice “Mon coeur qui bat” (mi corazón que late), caigo en cuenta que no hay latido que se logre sin el impulso de abrir el corazón una vez más.

❀ ✿ ❁ ✾ ❋    ƸӜƷ    ❋  ✾ ❁ ✿ ❀


To live fearing love is almost an act against life itself. There is no need to protect our heart to “feel less” so that it’s not easily broken once again. A shield for the heart makes as much sense as a gigantic bucket for containing the ocean. Shields imply defending from attacks, but love is all about being open and exposed. In the language of emotions, true strength comes from wisdom, learning and integration into the currents of life through emotions that are in touch with our inner selves. Usually, closing the doors of our heart is caused by specific events such as abuse, separation, divorce or even the death of a loved one. From these turning points, two main paths may be experienced:

  1. Introspection, transformation, forgiving and ultimately a deep understanding about our responsibility in the crying game.
  2. Guilt, revengefulness, martyrdom and lack of trust.


It is clear that these two paths are opposite poles of the same experience. The first one implies the will to opening our hearts again, while the second one is set to linger grief by closing its doors. Although neither choice guarantees our hearts will not be broken again, the first one does make it more unlikely to suffer from the same reasons we did in the past. A heart must be taken care of, listened to, but never contained to not suffer.

Lately I have been thinking of the pink color (in Spanish is “rosa”, which is the same meaning of “rose”). I have found in my practice that pink flowers are specially useful to overcome fears that cause blockages to open our hearts to love. Here is a list:

  • Pink monkeyflower (Mimulus lewisiiF.E.S.). For emotional transparency, to experience courage to take emotional risks with others. The Mimulus genus is widely used in flower essence therapy to overcome fears. The featured photo in this post shows a pink monkeyflower. The red dots near the center of the flower represent the courage to act upon what makes us afraid. I personally consider this flower essence as one of the most important in the process of reconstructing one’s life after a romantic loss.
  • Bleeding heart (Dicentra formosaF.E.S.). Promotes the ability to love others unconditionally, with an open heart. Reconnects with emotional freedom as a healing vibration for codependent relationships.
  • Wild Rose (Rosa caninaBach). For will to live, joy and commitment to life despite trials or pain. By recovering our enthusiasm we become active actors in our own lives and thus become ready to enjoy love.
  • Centaury (Centaurium erythraeaBach). Useful at serving others from inner strength rather than seeking a reward. This in turn allows us to nourish our own needs. Centaury is a key flower in acknowledging healthy boundaries and keeping true to our inner selves.
  • Rosa rosa (Manou MeillandFlorara). When devastating situations occur, the soul suffers from great pain and sometimes does not allow any source of solace. Rosa rosa is a great essence to help us overcome terrible situations and understand that forgiveness is key to integrate life lessons with strength and love.
  • Pink flannel flower (Actinotus forsythiiAustralian Bush). Being thankful is a wonderful way to celebrate life. Only the hearts that are open are able to appreciate the beauty of being alive. The pink center of this small flower resembles the energy of the heart, that reconnects us with our joie de vivre.


The last words of Edith Piaf’s “La vie en rose”read “Mon coeur qui bat”, which means “My heart that beats”. I begin to understand that for a heart to beat it is vital to experience the impulse to open up again.


Featured image by C T Johansson (Own work) CC BY-SA 3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0), via Wikimedia Commons.