Inhala, exhala…

La verdadera muerte es el estancamiento. Sin movimiento no hay vida. Sin desplazamiento no hay experiencia. Lo estático es una ilusión.
Todo vibra.
Por eso el sufrimiento humano proviene del estancamiento (resistencia). Intenta respirar y no sueltes el aire que entró a tus pulmones. Ahora suelta el aire y no dejes que entre nada más del exterior. Morirías de asfixia en ambos casos.
La vida se trata de comprender ese ritmo. Si retienes, te estancas. Si no dejas entrar, te estancas. Entre el dejar entrar y el dejar salir aparece una danza en medio del pasado y del futuro: el momento presente. Quien no sabe disfrutar del presente sufre el dolor de retener el aire, padece la angustia de cerrar las puertas al oxígeno que amorosamente brinda la atmósfera.
Entre el pasado y el futuro se encuentra tu voluntad para aceptar que el universo es el mismo afuera y adentro. La idea de la separación del hombre y el universo es tan falsa como la idea de lo estático.
Así, el ritmo de la vida se basa en dos notas:
Atracción, expansión –> El corazón impulsando la sangre que corre en nuestros ríos interiores.
Expansión, atracción –> El pulmón adaptando nuestro espacio interior a la naturaleza infinita del universo.
¿Te has preguntado si tu vida es una melodía que incluye estas dos notas en verdadero equilibrio? ¿vives en el pasado? ¿vives con apegos? ¿tienes miedo a que te abandonen? ¿te enfocas en la carencia? Si tu respuesta es sí, tal vez estés reteniendo el aire. Es hora de soltar.
Si por el contrario, eres de los que esperan a que algo ocurra para ser felices, desconfías, vives con miedo a ser traicionado y te enfocas en el exceso, entonces tal vez estés cerrando el paso al oxígeno. Es hora de dejar entrar.
No me extraña que en las prácticas de meditación siempre aconsejen concentrarse en la propia respiración como la acción completa de atraer y expandir el aire hasta hacerse consciente de ese preciso momento en que la inhalación se vuelve exhalación.
Hoy apareció la flor de Lemon (Citrus limon), con su afirmación que nos recuerda que la claridad de la mente tiene que ver con la consciencia de nuestra respiración. Puedes repetir esta afirmación de Patricia Kaminski para vibrar con la energía de esta esencia floral de California:
Expando mi atención hacia la dulce plenitud de mis sentidos.
 
Contraigo mi atención hacia el punto nítido de mi conocimiento.
 
Me sueño a mí mismo despierto, y abro los ojos a mis sueños.
 
Estoy consciente y receptivo para comprometerme de lleno con la vida.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s