¿Por qué estamos solos?

A algunos, la vida les ha llevado a vivir experiencias de soledad involuntaria; se sienten abandonados, viven añorando una visita, una llamada. Otros, por el contrario, prefieren la compañía de sí mismos al punto que no dejan entrar a nadie en su espacio. En ambos casos, la soledad se vuelve un aislamiento que, a largo plazo, se cimienta en el miedo. En aislamiento, se cierran puertas, y corazones. A puerta cerrada, nos quedamos con un intenso deseo de ser escuchados.

A diferencia del aislamiento, la soledad saludable es el paisaje del silencio, y es en silencio donde aparecen los paisajes más claros, donde surge nuestra voz más profunda.

La esencia floral de Heather (Calluna Vulgaris), trabaja la vibración de la calma interior para poder escucharnos a nosotros mismos y, en consecuencia, escuchar a los demás. Si observáramos el impulso de hablar sobre nosotros, de hacer valer nuestro punto de vista, seríamos mejores interlocutores y sabríamos el peso de cada una de nuestras palabras.

Con sus suaves tonalidades rosa y purpúrea, Heather nos ayuda a hacer consciente, como ella, la atención de lo que emerge en un mar repleto de voces, incluyendo la nuestra.

 

Tu propio espejo

La ausencia es el espejo del pasado. Ese espejo nos presenta lo que ya no está. Ausencia es también sinónimo de carencia. El ser humano es especialista en huir de aquello que le recuerda sus espacios vacíos, lo interpreta como peligro y hace todo para que ese vacío no se revele ante sus ojos.

Si el espejo lo usamos para ver el rostro del pasado nunca aceptaremos la presencia de quienes somos ahora. Esa presencia es perfecta y única a pesar de las carencias que nuestro ego se empeña en maquillar.

Aceptar la ausencia es el primer paso para transformarla en presencia. Abrir los ojos a la carencia nos enviste del fuego necesario para manifestar la abundancia.

Si te han abandonado, si tus padres no estuvieron en tu vida, si tu pareja se marchó, no luches contra esa ausencia. Acéptala: no te abandones a ti mismo.

Si ha muerto un ser amado, no cierres más los ojos. Ábrelos. Así saldrán más lágrimas que aclararán tu horizonte. No huyas de tus emociones. Acepta la ausencia: no seas tú quien muera.

Si has perdido el honor y la credibilidad, levántate sobre tus sueños, encuentra la llama, defiende tu pasión. Levántate sobre las voces que te dicen que no eres suficiente. Acepta el fracaso: recupera la fe en ti mismo.

El pasado es como una onda senoidal que nos muestra el constante devenir entre la luz y la oscuridad.

Lo que hace falta en tu vida eres tú. No tengas miedo de tus colores, reconoce la forma de tus pétalos y el aroma que emana tu presencia amorosa. Nadie más puede aportar al mundo lo que tú aportas.

Utiliza el espejo del presente para ver el reflejo de tu luz. Abre los ojos a la verdad de quien tú eres.

El vacío y la flor

Hablamos de la muerte con cierto recato, como si no quisiéremos que nos escuchara mencionarla. Hemos aprendido que morir debe ser causa de sufrimiento.

El miedo, el dolor y la desesperanza provienen de la idea de la muerte como un vacío total. Esta idea emana de la mente que se aferra a separarnos de todo lo que existe. La mente dice “si muero, desaparezco”.

Tal vez la muerte es solo un espacio para la paz, un espacio vacío que acepta la luz, que abraza a la vida que nace a cada instante. Así, el espíritu afirma amoroso ante la mente “no muero, me disuelvo en Unidad”.

Quizás todas esas lágrimas, dolor, sufrimiento, culpa y frustación por lo no expresado, por lo no amado, son maneras en las que la vida nos da ojos para ver que dentro de la oscura, fría y callada tierra, también se gesta la vida, se rompe la semilla, y se abre el espacio para que la flor inicie su viaje de regreso.

Sabe la flor que es flor

Sabe la flor que es flor cuando confía en que al abrirse al universo se abre también el cielo ante sus ojos de polen y semilla. Conoce su carácter vulnerable y no se cuenta a sí misma historias de muerte y de fracaso, segura está que su paso por la vida es poema que cantan las abejas a la luna y el sol tatúa en las alas de las mariposas.

Sabe la flor que es flor cuando está lista para ser color y gota de rocío, para hablar con la mantis y el volcán y sentir en su rostro perfumado la mirada de amor del colibrí.

Se sabe flor y da la bienvenida a la tormenta y a la calma después del huracán. Se nutre de lo oscuro de la tierra y lo transforma en luz al despertar. No lucha siendo flor, se integra y viaja en cada pétalo que el viento le reclama y en la semilla que decide regresar.

Confía la flor y es flor porque confía en que el camino aparece al caminar.

El camino

Errores, errores, errores. Se repiten, uno tras otro. Desfilan empeñados en vernos a los ojos, buscan confundidos explicaciones a nuestra huída sin sentido, nos hablan con distintos matices esperando que por fin aceptemos el eterno regalo con el que aparecen: el movimiento.

El miedo a equivocarnos se origina en la mente que viene a convencernos de que es mejor dejar nuestros lagos inmóviles, nuestra atmósfera vacía y nuestras flores envueltas en la seguridad de la falsa eternidad.

Al errar sus pasos. el caminante se siente perdido, abandonado por sus propias pisadas que lo llevaron a un lugar oscuro y frío. Llega entonces el miedo que obstruye el movimiento y paraliza las piernas en medio de la bruma de la culpa, del enojo y el dolor.

Pero no. El miedo no es a equivocarnos.

El miedo es a darnos cuenta de que viajero y sendero son la misma cosa.

Nadie más que tú podrá pisar tus pasos. Nadie puede volverse tu sendero. Observa qué hay afuera para huir de tu creación y seguirás llamando a otros que te indiquen el camino que no es verdadero para ti. Escucha con amor a los demás, permítete ser acompañado de quien tenga una noble intención, pero no olvides que los ojos de quien ve hacia adentro no hablan de errores, sino de maestros que guían a través de la intuición.

La afirmación floral de Patricia Kaminsky sobre la flor de Bach Cerato (Ceratostigma willmottiana) describe perfectamente la vibración de esta esencia floral que nos habla del maestro interior que habita en cada uno de nosotros, que nos invita a reconocer que somos el camino a nuestra propia verdad, el sendero de ese milagrosa oportunidad que llamamos Vida:

“Aprendo a oir con mi propia voz.
Confío en mi conocimiento interior.
Encuentro la confianza para seguir lo que es correcto para mí.
Mi luz es una fuente de Verdad para otros seres.”

De corazones rotos

Las relaciones amorosas son oportunidades de la vida para conocernos mejor a nosotros mismos a través de ese espejo al que llamamos pareja. El autoconocimiento implica sumergirse en la vida, dejar de especular sobre teorías del amor perfecto y sin riesgos y abrir no solo el corazón, sino los ojos cuando decidimos sumergirnos en el océano de nuestras emociones.

El amor teórico, el perfecto, aquél en donde no se desatan batallas interiores ya está muerto, de entrada, en los estériles confines de la mente. El amor experimental, el que se arriesga a abrirse a un mundo de incertidumbres, de luz y oscuridad, de magia y desencanto, está vivo y busca dar sus flores en los bosques siempre verdes del corazón.

A veces, las historias de amor que inician, también acaban. Unas de manera paulatina. Otras de manera súbita. Todas duelen, aunque la mente se empeñe en negarlo buscando culpables o construyendo estructuras lógicas inmediatas sobre las cuales el ego se sienta seguro.

Lo cierto es que el corazón fue quien se atrevió a intentarlo y el corazón es indestructible: nadie puede romperlo, aunque en su momento parezca que sí. El ego se rompe, la mente es la que sufre. El corazón es ese templo que ofrece sus paredes infinitamente abiertas para que encuentres tu centro. Incluso cuando se siente sangrar, esa sangre indica vida que contiene el fuego alquímico que todo lo transforma.

Las condiciones óptimas en tu vida son las que ocurren en este momento. El “como debe de ser” es exactamente como está sucediendo. Desear que algo hubiera sido de otra manera es negar de la vida las joyas que te ha regalado para que te des cuenta de que viniste a amar para aprender a Amar.

La esencia floral de Bleeding Heart (Dicentra Formosa) de Flower Essence Services (FES), recomendada en casos de rupturas amorosas, contribuye a que el alma se expanda hacia la búsqueda del amor a uno mismo, que es también el amor a los otros y que en su más pura esencia es amor a la vida. Aquí comparto la afirmación floral de Patricia Kaminsky sobre esta flor en forma de corazón:

” Libero las ataduras emocionales que tengo con los demás.
Lleno mi corazón con la paz de la fuerza interior.
Irradio mi Amor a los demás como un regalo en libertad. “

La semilla y el intento

Sembrar una semilla es un acto de amor, pero tu amor no garantiza que broten sus flores.

Puede ser que la riegues de más y se ahogue; puede ser que no le pongas suficiente agua y se seque; puede ser que no hayas elegido buena tierra y no logre echar raíces. También puede ser que, aún después del paso de tormentas y huracanes se abran todas sus flores.

Lo único cierto es que cuando siembras la semilla no sabes si verás alguna de sus flores.

Solo la cubres con un poco de tierra y esperas que el sol le brinde su calor, que la luna la cobije, que el tiempo le traiga fuerza, que el cielo la humedezca con su lluvia y que conecte con la sangre de la tierra.

Así, es en el intento, no en el resultado, cuando hacemos un espacio en nuestro corazón para que ocurra la vida como es, no como quisiéramos que fuera.

Porque quien vive de resultados es la mente, que todo lo estructura y lo controla; mientras es el corazón quien orquesta en armonía la cohesión instantánea de partículas llamada realidad.

Porque tal vez la semilla que tardaba en germinar solo estaba esperando que pasara el invierno para abrirse a la vida como flor en primavera.

Y aunque tú ya no la vieras, sería hermosa, como todas las flores.