¿Por qué estamos solos?

A algunos, la vida les ha llevado a vivir experiencias de soledad involuntaria; se sienten abandonados, viven añorando una visita, una llamada. Otros, por el contrario, prefieren la compañía de sí mismos al punto que no dejan entrar a nadie en su espacio. En ambos casos, la soledad se vuelve un aislamiento que, a largo plazo, se cimienta en el miedo. En aislamiento, se cierran puertas, y corazones. A puerta cerrada, nos quedamos con un intenso deseo de ser escuchados.

A diferencia del aislamiento, la soledad saludable es el paisaje del silencio, y es en silencio donde aparecen los paisajes más claros, donde surge nuestra voz más profunda.

La esencia floral de Heather (Calluna Vulgaris), trabaja la vibración de la calma interior para poder escucharnos a nosotros mismos y, en consecuencia, escuchar a los demás. Si observáramos el impulso de hablar sobre nosotros, de hacer valer nuestro punto de vista, seríamos mejores interlocutores y sabríamos el peso de cada una de nuestras palabras.

Con sus suaves tonalidades rosa y purpúrea, Heather nos ayuda a hacer consciente, como ella, la atención de lo que emerge en un mar repleto de voces, incluyendo la nuestra.