De corazones rotos

Las relaciones amorosas son oportunidades de la vida para conocernos mejor a nosotros mismos a través de ese espejo al que llamamos pareja. El autoconocimiento implica sumergirse en la vida, dejar de especular sobre teorías del amor perfecto y sin riesgos y abrir no solo el corazón, sino los ojos cuando decidimos sumergirnos en el océano de nuestras emociones.

El amor teórico, el perfecto, aquél en donde no se desatan batallas interiores ya está muerto, de entrada, en los estériles confines de la mente. El amor experimental, el que se arriesga a abrirse a un mundo de incertidumbres, de luz y oscuridad, de magia y desencanto, está vivo y busca dar sus flores en los bosques siempre verdes del corazón.

A veces, las historias de amor que inician, también acaban. Unas de manera paulatina. Otras de manera súbita. Todas duelen, aunque la mente se empeñe en negarlo buscando culpables o construyendo estructuras lógicas inmediatas sobre las cuales el ego se sienta seguro.

Lo cierto es que el corazón fue quien se atrevió a intentarlo y el corazón es indestructible: nadie puede romperlo, aunque en su momento parezca que sí. El ego se rompe, la mente es la que sufre. El corazón es ese templo que ofrece sus paredes infinitamente abiertas para que encuentres tu centro. Incluso cuando se siente sangrar, esa sangre indica vida que contiene el fuego alquímico que todo lo transforma.

Las condiciones óptimas en tu vida son las que ocurren en este momento. El “como debe de ser” es exactamente como está sucediendo. Desear que algo hubiera sido de otra manera es negar de la vida las joyas que te ha regalado para que te des cuenta de que viniste a amar para aprender a Amar.

La esencia floral de Bleeding Heart (Dicentra Formosa) de Flower Essence Services (FES), recomendada en casos de rupturas amorosas, contribuye a que el alma se expanda hacia la búsqueda del amor a uno mismo, que es también el amor a los otros y que en su más pura esencia es amor a la vida. Aquí comparto la afirmación floral de Patricia Kaminsky sobre esta flor en forma de corazón:

” Libero las ataduras emocionales que tengo con los demás.
Lleno mi corazón con la paz de la fuerza interior.
Irradio mi Amor a los demás como un regalo en libertad. “

Lola mirando hacia adentro

Esta es Lola. La vi solamente un par de veces. Cuando nos conocimos, supe que la estaba pasando mal. Luego me enteré la causa: divorcio. En esos días yo estaba felizmente casado y ni siquiera imaginaba lo difícil que podría resultar una separación definitiva. La vida, sin embargo, me tenía reservada una de las lecciones más difíciles y así, de manera inesperada, la lección se presentó sin dar tiempo a nada. De la noche a la mañana me encontré a mí mismo caminando en los zapatos de Lola. Fue entonces cuando supe de qué estaba hecho, de qué estamos hechos todos: de energía y conciencia. Este principio básico de la física cuántica nunca había resonar en mí hasta entonces. Aquí comenzó mi transformación interior y decidí mirar hacia adentro para encontrar las respuestas que siempre había buscado afuera.

Así como Lola, abrí mis ojos y miré hacia adentro. Pude ver el mar y el cielo y sentir cómo se funden en el infinito.

Pero no estaba solo: había flores en el camino.

Esa fue la primera vez que escuché el sonido de una crisálida cuando comienza a abrirse.